Vida judía en Alemania, una experiencia singular

La Prof. Ana María Tapia Adler, Subdirectora del Centro de Estudios Judaicos de la Universidad de Chile, fue invitada al viaje temático "Vida judía en Alemania", que se llevó a cabo en el mes de junio de 2015 en varias ciudades alemanas.

Participantes del viaje temático "Vida judía en Alemania" en el Monumento a los judíos de Europa asesinados, en Berlín. Ampliar imagen Participantes del viaje temático "Vida judía en Alemania" en el Monumento a los judíos de Europa asesinados, en Berlín. (© Ana María Tapia) Toda persona tiene una lista de lugares que le gustaría conocer alguna vez en su vida. Yo no soy la excepción y Alemania no era un lugar que apareciera en mi lista.

Cuando me preguntaron qué sabia acerca de Alemania, a mi memoria vinieron recuerdos de mi niñez, cuando se hablaba con orgullo y admiración del “milagro alemán”, la forma como Alemania occidental se había recuperado del desastre de la II GM y progresaba, no sin un dejo de profunda  tristeza por el muro que dividía el país. Ya adulta, fui parte de la algarabía mundial por la destrucción del muro y la reunificación del país. Celebré y me alegré por eso. No obstante ello, desde que tuve uso de razón, guardo una profunda  tristeza por lo acontecido durante la barbarie nazi inexplicable,  que culminó con la implementación de la “solución final”. Hay una razón: soy judía y la Shoah  (Holocausto) es parte de mi historia.

La invitación cursada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, a través de su Embajada en nuestro país,  para conocer la vida judía en ese país me produjo sentimientos encontrados.  ¿Vida judía en Alemania?  Había leído sobre el particular,  pero sentí que no era suficiente, que debía verlo y palparlo “in situ”, conversar con los actores de este “renacimiento comunitario” en distintos lugares del país.

Conformamos un grupo de 16 personas provenientes de distintos lugares del orbe, hablando diferentes lenguas pero  entendiéndonos en una (inglés),  todos reunidos con el mismo propósito, participamos en el programa que nos llevó por las ciudades de Berlín y Frankfurt para conversar con representantes del Consejo Central de los Judíos en Alemania, dirigentes de distintas instituciones judías laicas y religiosas, intelectuales, rabinos, artistas, académicos, hombres de negocios,  maestros de escuela y una cálida recepción en el Ministerio de RR.EE.

"Stolperstein" en la ciudad de Berlín. Ampliar imagen "Stolperstein" en la ciudad de Berlín. (© Ana María Tapia) A través de estos encuentros, supimos que existen alrededor de cien comunidades pequeñas esparcidas por el país y que las mayores concentraciones de judíos están en las ciudades de Berlin, Frankfurt y Munich,  la mayoría de ellas conformadas por judíos inmigrantes  provenientes de la ex Unión Soviética.

En las amplias avenidas pudimos observar trazos que recuerdan los horrores del pasado nazi y también de la vida judía anterior a la II GM, monumentos recordatorios de la Shoah que permiten evidenciar que el país se enfrenta a su pasado y, como dijo una de las personas con las que nos entrevistamos, Alemania ha pasado del sentimiento de culpabilidad al de responsabilidad.  Pudimos estar presentes en la emotiva ceremonia de la colocación de  dos “stolpersteines”  (piedras en el camino) con el nombre de Hans y Ruth Gosslar  asesinados por los nazis y que fueron colocadas frente al lugar donde estuvo su hogar.

Sería largo hablar de cada una de las actividades realizadas, de los conciertos a los que asistimos, de las personas con las que hablamos y de las  enriquecedoras experiencias y conversaciones entre los integrantes del grupo y nuestros guías.

Si, nuevamente hay vida judía en Alemania,  hay comunidades pujantes, vivas, felices pero no por ello menos preocupadas por las nuevas formas de antisemitismo que se manifiestan no solo en Alemania sino en toda Europa y sería conveniente y muy importante conocer la forma en la que el gobierno encarará esta nueva forma de judeofobia, que para muchos de los entrevistados es producto de grupúsculos sin mayor importancia, pero que por experiencia histórica sabemos que así se inician grandes movimientos. El renacimiento de la vida judía en Alemania es un hecho innegable y se debe a la esperanza y la capacidad de recuperación y re3siliencia que caracteriza a los judíos y al gobierno alemán que ha tomado sobre si la responsabilidad de apoyar este resurgimiento.

Vida judía en Alemania, una experiencia singular

Besucherführung beim Tag der offenen Tür 2008