"Mi experiencia en Alemania" - testimonio de María José Hurtado

María José Hurtado es alumna del Colegio Alemán de Santiago y a partir de diciembre de 2014  participó en Alemania en un programa de intercambio. En el siguiente testimonio nos relata su experiencia:

Hace unas cuatro semanas que estoy en Alemania, es un país muy lindo.

Todo es muy organizado y limpio acá, uno se da cuenta altiro que está en un país extranjero, ya que todo funciona a la perfección.

María José Hurtado y su "hermana anfitriona" en Alemania durante la época de carnaval. Ampliar imagen María José Hurtado y su "hermana anfitriona" en Alemania durante la época de carnaval. (© María José Hurtado) Me gustaría empezar comparando Chile con Alemania, dos países tan diferentes y también mencionar los aspectos que me han llamado la atención durante el tiempo que he estado acá. Para empezar, en Alemania los horarios de comida son muy distintos a los de Chile, ya que se oscurece mucho más temprano en invierno, casi todos los días alrededor de las cuatro o cinco de la tarde, por lo que cenan alrededor de las seis de la tarde todos los días, si es que no antes. Esto es una gran diferencia, ya que en Chile uno cena normalmente entre las ocho y diez de la noche.

Otra diferencia que he encontrado es el horario del colegio, ya que tienen siempre dos horas seguidas de cada ramo, lo que por lo menos en mi colegio (Deutsche Schule) no se da; en muy pocos ramos tenemos dos horas seguidas.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es el tema del transporte en bus o tren, ya que es muy distinto a como es en Chile. Todos los trenes o buses en Alemania son muy puntuales, nunca se atrasan, y si llega a pasar, tienen una aplicación que te informa la ubicación exacta del bus y cual sería su nuevo horario de arribo. En Chile esto no se da, ya que por cualquier razón el bus se atrasa y nadie sabe por qué: uno puede estar esperando hasta una hora el bus.

Otra cosa que me llamó mucho la atención es cómo organizan la basura acá: en cada casa o colegio, o incluso en la calle, uno encuentra unos cinco basureros distintos para tirar la basura, ya sea basura por ejemplo: plástico, papel, restos de comida, etc. Los supermercados tienen un sistema muy bueno, ya que existen unas máquinas que reciben botellas plásticas y uno al dejarlas recibe un boleto que es igual a dinero, lo que incentiva a la gente a reciclar, pues salen ganando y recuperan algo de lo gastado en las botellas plásticas. 

Señalando las semejanzas, tanto en Chile como en Alemania hay pobreza. Durante nuestro viaje con el colegio, es decir durante la Rundreise, pasamos por muchas ciudades y en casi todas ellas se podía ver gente durmiendo en la calle. En lo que se diferencia con la pobreza de Chile es que toda la gente de la calle en Alemania, es simplemente porque no quieren trabajar, ya que Alemania les consigue trabajo a todos. 

Otra cosa que uno encuentra en Alemania al igual que en Chile es la diversidad de la gente, uno se puede cruzar en el colegio con alguien de cualquier parte del mundo.

Ahora me gustaría mencionar mi experiencia en mi familia alemana. En mi familia alemana son 6 personas, igual que en mi familia chilena, lo que es muy bueno, ya que el sistema es parecido y las edades de los integrantes también. Ellos viven en Saarbrücken, capital del estado de Saarland, el cual queda al lado de Luxemburgo y Francia. Están los papás (Stefanie y Peter), las hermanas de 15 años y 10 años (Alina y Leni), el hermano menor de dos años (Piet) y la Lea, que tiene diecisiete años, al igual que yo. Cuando estuvo en Chile de intercambio en mi casa nos llevamos muy bien. Los Böhler son una familia muy acogedora y simpática, me llevo muy bien con ellos. Yo comparto pieza con la Lea pero solo en la noche cuando ella me va acompañar para dormir, ya que mi pieza queda en una casa dentro del terreno de ellos; es decir, son dos casas juntas pero separadas a la vez en donde tengo mi espacio propio, lo que es muy agradable. La convivencia con la familia va muy bien, todas las mañanas desayunamos todos juntos con mucha variedad de panes, fruta y puras cosas ricas.

En el día comparto solo con la Lea, ya que cada integrante de la familia tiene sus deberes y horario, pero para mi no es un problema, ya que tenemos casi los mismos intereses, ambas jugamos hockey y nos gusta mucho el deporte. Casi todos los días salimos a correr por el bosque o hacemos una rutina. En esas cosas nos entretenemos. Con las hermanas y hermano de la Lea igual me llevo muy bien, no nos vemos mucho, ya que tienen distintas edades y todos tienen intereses distintos,pero son personas muy simpáticas.  Nuestra casa queda al lado del colegio y de la ciudad, lo que es muy práctico, ya que puedo caminar a todas partes y ser un poco mas independiente. Todos los días nos levantamos a las 7:00am y salimos caminando al colegio diez minutos antes de que empiecen las clases, normalmente a las 8:00 am.

Hasta ahora estoy muy agradecida de la familia que me tocó. ¡Se preocupan mucho por mi!

María José Hurtado
Colegio Alemán de Santiago
Febrero de 2015

"Mi experiencia en Alemania" - testimonio de María José Hurtado

Hörsaal einer deutschen Universität