Relaciones políticas entre Chile y Alemania

Conferencia de prensa conjunta de ambos mandatarios en el Palacio de La Moneda. Ampliar imagen Conferencia de prensa conjunta de ambos mandatarios en el Palacio de La Moneda. (© Embajada de Alemania) Desde el retorno de la democracia a Chile en 1990, las relaciones bilaterales se han consolidado continuamente en todos los ámbitos. El diálogo político bilateral entre ambos países es estrecho y se caracteriza por la confianza mutua. Esto se refleja, entre otros aspectos, en el intenso intercambio de visitas.

El entonces Ministro de Asuntos Exteriores Guido Westerwelle visitó Chile el 7 de marzo de 2010, siendo el primer ministro europeo de relaciones exteriores que llegó al país después del devastador terremoto que afectó a Chile a fines de febrero. El motivo de su visita fue la entrega de provisiones de auxilio y la prestación de expertos de la Agencia Federal de Ayuda Técnica (Technisches Hilfswerk, THW) al gobierno chileno, además de asegurarle a Chile la solidaridad y el apoyo de Alemania.

Los lazos entre Alemania y Chile son estrechos y de muchos años. La contribución de los inmigrantes alemanes al desarrollo del sur de Chile (a partir de 1850) así como el compromiso de académicos, pedagogos, empresarios y expertos alemanes de todos los ámbitos han sido un aporte significativo para la construcción del país, que es reconocido hasta el día de hoy.

Chile generalmente tiene una posición positiva y comprensiva hacia los intereses alemanes. También en el ámbito multilateral hay muchos intereses comunes en los que se da una coordinación y cooperación cada vez más estrecha. Algunos ejemplos son temas globales como las energías renovables (Chile es miembro fundador de la Agencia Nacional de Energías Renovables, IRENA), la protección del medio ambiente, el cambio climático, el desarme y el control de armas así como la reforma y el fortalecimiento de las Naciones Unidas.

La labor de las fundaciones políticas alemanas (la Fundación Konrad Adenauer, la Fundación Heinrich Böll, la Fundación Friedrich Ebert y la Fundación Hanns Seidel mantienen oficinas en Chile) aborda una amplia gama temática y es exitosa y valorada.