Árboles de Navidad en Parque Bicentenario de Vitacura

Embajador Blomeyer-Bartenstein junto a Theresa Moller. Ampliar imagen Embajador Blomeyer-Bartenstein junto a Theresa Moller. (© Revista ED)

El martes 10 de diciembre de 2013 se inauguró una nueva versión de la exposición “Árboles de Navidad” en el paseo peatonal del Parque Bicentenario en el centro cívico de Vitacura. 21 árboles de Navidad, creados por diferentes artistas chilenos en cooperación con distintas embajadas, ilustran las tradiciones navideñas de los respectivos países. Los ingresos generados por este evento serán donados a la Fundación Debra Chile,  dedicada al tratamiento y la ayuda a niños que padecen la enfermedad de la piel de cristal (epidermólisis bullosa).

El Embajador alemán, Hans-Henning Blomeyer-Bartenstein, se mostró emocionado ante la obra de la paisajista Theresa Moller, quien diseñó el árbol que representa a Alemania. Ella fue escogida para esta tarea por su particular  vínculo con la naturaleza. Se decidió por una creación de mimbre, un material muy conocido en Alemania, que se utiliza desde hace mucho tiempo para la confección de artesanías.

La Navidad en Alemania

Ampliar imagen (© colourbox)

Se calcula que en los hogares alemanes se arman alrededor de 28 millones de árboles de Navidad. 

¿Pero cuál es el motivo por el cual las familias durante estas fiestas llevan un árbol a sus casas? 

El origen de esta costumbre se remonta a la Edad Media en Europa. Las familias en invierno (época navideña en Europa) solían adornar sus casas con ramas verdes de árboles perennes, que representaban la energía vital. Se creía que con estas plantas también se traía salud y alegría al hogar. En festividades especiales se instalaban y adornaban árboles verdes en espacios públicos. 

Según cuenta la tradición, el primer árbol de Navidad fue instalado por el gremio de panaderos de Friburgo en el año 1419, adornado con nueces y frutas. En el siglo XVI, en Alsacia durante las celebraciones navideñas existía la costumbre de colocar un árbol en los hogares, adornado con dulces, nueces y manzanas.  A lo largo de las décadas, esta costumbre se fue propagando por Alemania y Europa.  Al comienzo, sólo las familias acomodadas tenían acceso a árboles y adornos. Desde  1730, la tradición incorpora además las velas en  la  decoración de los árboles .En el siglo XVIII,  los emigrantes llevaron esta tradición a América, de modo que hoy en día muchas familias en todo el mundo celebran alrededor de un árbol en su living. 

Ampliar imagen (© picture-alliance/FLORA PRESS)

Hoy en día ya casi no existe la costumbre de adornar los árboles de Navidad con manzanas y nueces. Éstas fueron reemplazadas en 1830 por las primeras esferas de colores, que en aquel entonces aún eran de vidrio soplado. Luego, en 1887, desde Nüremberg llegó la costumbre de agregar “Lametta” –traducido al español como “cabellos de ángel”-, que simbolizan las destellantes carámbanas de hielo. 

En la actualidad, en los hogares alemanes se encuentran árboles de Navidad adornados de distintas formas según la tradición familiar. Generalmente se adornan con esferas y velas, pero también con figuritas de madera, estrellas de paja, figuras de vidrio, chocolate y bastoncitos de caramelo. Un ángel o una estrella adornan a menudo la punta del árbol. 

En muchas familias alemanas es tradición que durante el tiempo de adviento los niños confeccionen sus propios adornos para el árbol, el cual se decora en familia el día antes de Nochebuena o en la mañana del 24 de diciembre.  Si desean saber más sobre las tradiciones alemanas de Navidad, los invitamos a visitar el sitio www.entdecke-deutschland.diplo.de , donde incluso pueden viajar con una pequeña animación musical por nuestras ciudades, esperando la Noche Buena y el fin de año.

¡La Embajada de Alemania desea a todos sus amigos en Chile una muy feliz Navidad!

Mercadillos navideños – una tradición alemana

(© AA)

Vino con canela, dulces y salchichas. En el mes de diciembre los alemanes acuden a los mercadillos navideños en todo el país. Una tradición cada vez más popular, también en el extranjero.